Un viaje a los años 30

New York, la mejor ciudad del mundo; el olor cigarrillo, el inmenso numero de personas caminando por las calles, esos nuevos automóviles que avanzaban por las grandes avenidas y las prostitutas en las esquinas, Como no amar esta ciudad. Claro tal vez , la caída de la bolsa haya afectado un poco la vida en este lugar, pero toda gran urbe necesita a esos mendigos y obreros desempleados, andando por ahí. En esta gran ciudad, te puedes perder fácilmente, por su inmenso tamaño, y eso mismo es lo que me encanta, que la gente no te pueda encontrar…


Pese a lo que cuentan los archivos, Blake y su grupo de seguidores no rebasaban los 12 miembros, esa era su mayor desventaja. Luchar con 12 hombres contra una organización secreta, que se especializa en ese "Tipo" de hombres. Si, definitivamente Blake y sus seguidores estaban en serios aprietos; apenas si, asomaban la cabeza por las calles de aquella ciudad. La tensión había empezado subido tanto que ya algunos seguidores de Blake planeaban entregarse. Mientras tanto Blake y Blair, no paraban de pensar sobre que harían ahora.

- A Oscar y Timmy, ya se les metió la idea a la cabeza de entregarse a la Fundación- Menciono Blair, mientras daba vueltas por la habitación.

- Lo se, deberíamos empezar a organizarnos- Dijo Blake, con un tono muy grave, mientras espiaba el exterior por una ventana.

- Si, es lo que primero deberíamos hacer, ¿pero con que?- Pregunto Blair.

- Dinero, eso es lo que necesitamos-. Afirmo con seriedad aquel líder, mientras se ponía su negro sombrero y abría la puerta.

Al salir de aquella pequeña oficina, Blake hizo una seña con su mano derecha y sus hombres rápidamente se pusieron de pie y empezaron a seguirlo.


Los robos a los bancos, eran muy habituales por esa época, así que no habría por que llamar la atención tanto, claro mientras usaran armas convencionales y no su "Habilidades", todo seria pan comido. Ese Banco en especifico, no contaba con buena seguridad, ademas solamente acudían señoras mayores, y uno que otro pobre diablo, a pedir un préstamo. Así que todo debería ir muy bien.
- ¿ Algún guardia.?

-No, deberían estar fumando en la parte trasera.- respondió Blake, mientras miraba al interior del banco a través de la ventana del coche.

- ¿Listos?.- Pregunto Blair mientras cargaba su Tommy gun.

Blake y 6 de sus hombres entraron al banco disparando al techo, tan rápido como se oyeron las primeras detonaciones, la gente se tiro al piso. Mientras algunos de los discípulos de Blake amenazaban a los cajeros, Blake y los demás se ocupaban de los rehenes, de la nada salieron de uno de los pasillos, dos guardia de seguridad, quienes empezaron a apuntar con sus revolver a los asaltantes. Uno de los miembros de la banda de Blake, dejo caer con cuidado su arma al suelo y empezó a caminar lentamente hacia los guardias de seguridad, con las manos en alto.

-¡¡ Detente o te dispararemos !!- grito uno de los guardia mientras apuntaba su arma hacia el sujeto.

Lo que no sabia aquel guardia era que, esas serian sus ultimas palabras, ante los ojos de los rehenes y del mismo Blake, se vio como aquellos guardias empezaban retorcerse, como sus huesos se quebraban uno por uno, como aquellos hombres vestidos de azul marino, se convirtieron en un charco de sangre. Terminando su hazaña el hombre de Blake, volvió a tomar su arma del suelo.

-¿Que diablos te sucede Matias?, a caso no me oíste decir que sin nada de "Habilidades"- grito Blake mientras tomaba fuertemente de la camisa a su discípulo.

Antes de que Blake, pudiera recriminarle mas la torpeza a sus discípulo, otro de sus hombres lo llamo con unas bolsas grandes. Habían conseguido el dinero. Blake hizo otra señal para que el y sus hombres salieran del banco. Mientras bajaban las escaleras, vieron a lo lejos de la calle, un pequeño contingente de patrullas. en ese momento Blair y los demás hombres que se habían quedado afuera, empezaron a abrir fuego en contra, de los vehículos que se aproximaban.

-Blair, es hora de pararles los pies- dijo Blake mientras se metía dentro del vehículo.

En ese momento Blair, dejo de disparar y dejo escapar un aliento. Tomo su encendedor, y soplo en dirección a las patrullas, mientras encendía su aliento. Una barrera de fuego cerro el camino para los oficiales, mientras tanto Blair se introducía tranquila en el vehículo al lado de Blake.

-¿No habías dicho, que sin habilidades?

-Si,bueno ya no importa, enciende el auto rápido Jerry- dijo Blake mientras disparaba a través de la ventana del automóvil.

El convoy de 4 autos de Blake, salio a toda velocidad de la escena del crimen, mientras todavía recibían dispararos. El camino de regreso a la guarida fue tranquilo, tal vez por que solo usaron calles secundarias o por que uno de los discípulos de Blake los hizo invisibles por unos minutos. Blake miraba a través de la ventana del auto, sumergido en sus pensamientos, pensaba lo que podría pasar, en que habían llamado demasiado la atención con esos dos guardias hechos gelatina y esa inexplicable barrera de fuego, pensaba en que tal vez podrían venir por ellos.
Al llegar a sus guarida, Blake y sus hombres, pusieron sobre una de las mesas, todo el dinero que habían robado, si bien el objetivo para el dinero, era claro al principio, ahora otras ideas salían a relucir.

-Hay mucho dinero aquí, suficiente para todos, si lo repartimos bien tal vez podríamos desaparecer y dejar de lado toda esta basura- propuso uno de los discípulos de Blake, mientras manoseaba los fajos de billetes.

-No, debemos mantenernos juntos, así sera mas fácil para nosotros y mas difícil para ellos de atraparnos- Dijo Blake.

Del fondo de aquella bodega se empezó a oir, unos fuertes aplausos. Blake y sus hombres tomaron sus armas y apuntaron en dirección de donde provenían aquellos aplausos. De la penumbra salio un hombre muy bien vestido y con una gran sonrisa en la cara.

-Vaya ustedes si que son estupendos- Dijo aquel hombre mientras se acercaba hacia el grupo de hombres.

-¿Quien eres tu?- Pregunto Blake mientras apuntaba su arma en contra del intruso.

-¿Quien soy?, bueno de momento solo puedo decir que soy, alguien como ustedes muchachos- respondió con voz amigable aquel hombre.

¿Que es lo que quieres?- Pregunto Blair mientras se dirigía hacia el hombre.

-Digamos que hoy vi su espectáculo, saben cuando uno va a hacer un pago al banco, no imaginan que se encontraran con un hombre, que puede hacer gelatina a otros o alguien que puede crear una columna de fuego de la nada. Bueno llegando al grano, después de eso llame a mi tío Tony, y le conté todo lo que vi, y dijo que ustedes se podrían unir a nuestro negocio familiar, admito que es una pequeña banda, pero con ustedes podremos dominar New York.- explico el hombre misterioso, mientras encendía un cigarrillo, con ayuda de su "Sombra".

Al ver eso Blake, sintió que podía confiar en aquel hombre.

- ¿ Y bien, somos Familia o no?- Dijo aquel hombre mientras se acercaba a Blake, con la mano lista para un apretón.

- Familia- dijo Blake mientras apretaba la mano del hombre….